La Geografía de un Jardín

sábado, septiembre 24

El Cerro de La Cruz

Te veía perplejo
de tanta belleza
Taladrabas la flor
y la montaña
el mar sonaba
distante
acompañando
esa extraña grandeza

Te lo regalo
murmuraste
asentí sin un gesto.
Miré los chaguales
y corrí entre las flores
sabiéndome peregrina
en un lugar habitado

Las gaviotas
sintieron ese impulse
y revolotearon
amenazantes