La Geografía de un Jardín

sábado, septiembre 24

Dublín

En la calle de Dublín
el gato maulló
instigando a los perros
del amanecer.

El hombre de azul
vertió leche y miel
y luego bajó
al oscuro sendero
que no conducía
sino a lo de siempre.

En la calle de las musas
el tiempo gritó
sin dejar la clave
para la esperanza