La Geografía de un Jardín

sábado, septiembre 24

El Triángulo del Bosque

A Rodrigo
Viviendo sin tí
y si no te conociera
perdería ataduras
con el lugar preciso

El sol calentaría
el triángulo del bosque

Habría senderos infinitos
que yo abandonaría

Somos

Somos una fuente murmuré
al agua retenida
entre tu pecho y el mío

Somos una fuente grité
y el agua se escurría
de la cordillera al mar

Tus manos sostenían
mi cabeza mojada
éramos solo tú y yo
y esa oscura quebrada

Sentí que en la Foresta había olor a Fresas

Quiero que mire
a ver
le dije

Quiero que mire
a ver
repetí

No vueles como
pájaro
contemplándote en la nube

Quiero que mire
a ver
el lugar del mundo
que hace posible
tu regreso.

La Ausencia

Hasta el Jueves me dijo
hundiéndose en la sombra
hasta siempre le dije.

He olvidado el color de sus ojos
y el peso de mi mano
ya no retiene nada
la ingravidez ha hecho estragos
y el mundo no muestra consonancias.

Algo flota peligrosamente próximo
entre mis cabellos una flor se deshace
y su olor disminuido
hace imposible el último refugio.

No Nací para la Guerra

La ternura dobla mis cinturas
debería caminar encorbada
con las manos repletas de niños

Cada amanecer
atravesar tu espacio
ascender lentamente
y oír el rumor de otros
pasos

Y en la altura
mirarnos
a la sombra de ese Arbol
que florece y de fruto

Retenida

Apretados de estupor
como algas bajo el mar
encadenando olvidos

Retenida
en tus brazos me he quedado

Iniciación

Rotundo

rotundo
y yo mirándote

Asomándome
por el vértice
de tu ojo

Vislumbrando
esa escalera abierta
que hacía empecinarse
en caminos
y matrices desconocidos

Desde mi rincón
nunca temí
desaparecer

Siempre estás diciendo

Que me has dicho
Que me lo dijiste
Siempre estas diciendo
Que el azul es verde
Que el azul se mueve
Que el olor salobre
Me lo regalaste
Que con eso basta

El Juego

Tal vez el juego sea
Tal vez en sol menor
Tal vez no sea juego.

El hilo que lo teje
lo único real

Va dándonos distancias
alturas impensadas
lugares habitables
a nuestra soledad

La Carrera

Corríamos yo y él
a una velocidad
abismante

Trataba de tomar
atajos
sabiendo que si él
lo quería
en una variación
minúscula
y en un pequeño
quiebre
el camino se cortaba

Si do Mhamó (canción Irlanda)

“Chita má movi, Chita má movi”
en la playa friolenta
eras tú y la canción

Las nubes protegían
tu curioso bordado,
ni pájaros, ni lluvias
solo la aguja brillaba.

La arena blanca recoge
lo que tú y el mar callaron
solo en la tela gimiendo
está la historia perdida.

Vaivenes

Se me fué el amor
se me fué el amor
el zorzal gritó
y para no oirlo
me puse patines
y trepé con ellos.

El aire limpiaba
hasta las moléculas
en donde el dolor
había anidado

El agua corría
como los patines
entre pedregales del río Mapocho

Al trepar el cerro
se escuchó al zorzal
desde las alturas
el canto cambió.

Permanencia

"Lotos que flotan y cardenales que sangran
vuestra belleza pasa, no mi asombro"
Raúl Zurita

No han gritado los pavos reales
en este atardecer

No han devuelto
su presencia sonora
que estremecía los helechales y al mar

Su plumaje huidizo
se lo llevó la bruma

Solo el viento
agitó levemente
y el jardín
se transformó en rumores.

Silencio sin Silencios

Lugar donde me detengo
ese vestigio
esa grandeza
que escurre y me atormenta

Mirada que penetra
con la intensidad
del que va a consumir
hasta su aliento

Y tú ahí sin silencios
queriendo rescatar
lo ya perdido

La Espera

La encina cubre cielo y tierra
esconde tus pisadas.
Me acerco presurosa
la reja entreabierta

Era siempre así pensé
me asustaría si nadie pareciera ansioso
si el jardín en penumbras
no recogiera tu gesto
la casa se volvería incierta.

El Closet

Me estremeció la idea
que algún día me dejaras
era tanta la ternura
que ya no compartiríamos .

En ese rincón del closet
te reconocía entero
las chaquetas ordenadas
marcaban tus hombros quietos.

Los zapatos en el suelo
tus corbatas
y esa maleta negra
tantas veces compartida

Por primera vez sentí
que ese lugar pequeño
era refugio seguro.
Que si tú partieras antes
ahí yo me escondería

Sobre Aquél Abismo

Advertí que en el umbral
ya todo estaba vacío.
Me asomé a tu puerta
y el viento bramó
cerrando el retorno

Te quise encontrar
y no te dejaste

No pudiste creer
que la pena es muda
cuando ahoga
y que mis manos
se aferraban a tu cuello
buscando empecinada
cualquier gesto.

Siempre Otra Vez

Como gemido ronco
en la línea que marcaba el horizonte
la sirena anunció
en medio de la bruma
un llamado de alerta

Y allí tú y yo
de nuevo
nadie más.
Sospechando que somos
el hombre y la mujer

Que los nombres
se desgranaron ya
que los ritos se cumplieron
uno a uno
y
que todo está por comenzar.

Sin Retorno

La belleza duele
el horizonte se hace infinito
la soledad también

En la nostalgia

en la corriente última
viviendo esa llegada
sin retorno

Las olas son extraño tejido
que se mueve acompasado
sin descanso
cubriendo como sábana
a aquellos amantes
que se aman y se amaron

El Pavo Real

Anoche sentí su grito agudo
desmoronaba mis escasas reservas
Lo traía el viento como el último presente
No pude distraerme a su dulzura.

Siempre he amado la brisa
Y el viento impetuoso
me ha regalado estancias,
ha barrido costumbres
puliendo mis aristas.

Estremecida acogí la presencia
allá abajo entre las sombras
en el parque se paseaba,
era eterno su canto
eterna su llamada

La Poza

Enterré mi cabeza en la piedra
y sentí que solo el mar me protegía

Las arenas blancas de la infancia
como olas me cercaron
mis labios besaban la aspereza
y las aguas salobres calmaron mis ansias.

Era una vez más
la que añoraba el lugar de reposo
retornando a ser
el molusco pequeño
que sujeto a su destino
se dejaba acunar por las corrientes..

Infancia

El tiempo tiene sus horas
no son las mías.
A veces yo le pido
me siga a ese lugar de encuentros,
pero nunca coincidimos
en la vieja escalera.

Ahí, en el cruce
se aunaban distancias.
Ahí en el recodo
se contenía el juego
y podían conjugarse
los días y las noches.

El sol se escurre lento
entre blancos balaustres.
las palomas se arrullan
y vuelven a partir.
Las baldosas son un juego de abalorios
para la niña inclinada y pensativa

El Jardinero

Al final del verano
el hombre parecía ensimismado
hortelano en tierras aridas
de su esfuerzo brotaba
un canto indiferente

De qué patria boreal venía su elegancia ?
el mismo lo ignoraba
la extraña cantinela
llegaba y se imponía

Lo arrancaba muy lejos
haciéndolo señor
de algún lugar distante

Impermanencia

Me tienes que proteger de tantas cosas, le dije
aún de mis propios pensamientos.
Me abrazaba con fuerza
y el calor de su cuerpo
aquietaba temores.
Si fuera siempre así, pensé...
pero sabía y él también lo sabía
y tal vez por eso
me amaba tanto más

Así

Me gustas
en los huesos
con aire abandonado

Reiría arrancando
la flor de mi pupila
Adornándote
de todas las virtudes

Inventándote
en las muchas miserias

Que nadie descubra
la potencia
de esa falta

El Cerro de La Cruz

Te veía perplejo
de tanta belleza
Taladrabas la flor
y la montaña
el mar sonaba
distante
acompañando
esa extraña grandeza

Te lo regalo
murmuraste
asentí sin un gesto.
Miré los chaguales
y corrí entre las flores
sabiéndome peregrina
en un lugar habitado

Las gaviotas
sintieron ese impulse
y revolotearon
amenazantes

Figura de Hombre

(Henry Moore, dibujo)

Nada puede turbarle
en su presencia inmóvil
ya recibió la gracia
del Universo entero.

La espalda vigorosa
la cabeza erguida
el Señor lo llamo a recibir el Reino.

Hay equilibrio perfecto
en su figura muda,
no hay gesto que confunda,
el vive en la Verdad.

Ciudadano del otro continente
sin fronteras que marquen horizontes
pensé, Señor a los artistas
sueles revelarle aquello
y agradecí este atisbo de la Resurrección

Underground London 1941

Solem and dignified two women sit in a shelter
Cual figuras de piedra
que ignoran su congoja
en quietud de extraña prescindencia
las manos detenidas
esconden su regazo
y la mirada altiva
retiene lejanías.
Están solas
en medio de aquella muchedumbre.
En el subway estrecho
la guerra ya no distingue espacios,
los cuerpos se confunden
en un sueño de espanto
y en la oscuridad sonora
de bombas y sirenas
no hay niños que se cuelguen
de sus pechos cansados.
En su ensoñación absorta
hay mucho amor perdido.
Estan solas, lo saben
ya lo han dejado todo.

Subway New York

“Somebody loved her some day
and somebody left her another day”

No se si es ceniza o niebla
lo que sale de sus ojos
en ese rincón de andén.
Los carros se repiten intermitentes
como peces
que arrastran en sus fauces
recuerdos y tormentos

Dear, Dear, Dear
¿Cómo pude olvidarme?

Lentamente el porqué
va borrando el sonido estridente
de la ventana oblícua
Las estaciones pasan
y la gente cambia
como las zapatillas
y los geranios rojos

El mundo de mi vida
y el mundo de la tuya
como las estaciones
se ha vuelto intermitente.

Todos Mis Caminos

“Mis pensamientos los conoces de lejos,
todos mis caminos te son conocidos.
Pues aún no está la palabra en mi lengua
y ya Tú,Yahvé lo sabes todo”
Salmo 138

Recé
y era como ruido de cadenas
se soltaban amarras
y el viento pasaba agitando.

No quería mirar
solo la levedad en que apoyaba mis dos manos
Era sin puertas, ni cerrojos
sin esperanzas fallidas

Yo no sé
Tu lo sabes,
murmuré.

Piénsanos Señor,
Piensa por mí.
Estoy cansada.

Presencia

En el pequeño Sagrario
me estabas esperando
Sentí mis sin sentidos
éramos Tú y yo
y me sonó a locura
y todo lo sentí locura.

Solo quedó aguardar
por la verdad del ser
busqué la "piedrecita blanca"
que esconde el Nombre Nuevo
que Tú me diste
que solo Tú conoces
y yo, comprenderé al final

No Sé

No sé si ando ganando
o perdiendo

Mirada que taladra
y exprime
con la voracidad
del que va a consumir
hasta su aliento

Lugar donde me detengo
ese vestigeo
esa grandeza
que escurre y me atormenta

Y tu llamada
que pareciera
rescatar
lo que he perdido

El Sí de Dios

Gracias por el Sí rotundo

a cosas que no entiendo

Eres Tú y lo proclamas

yo lo balbuceo

y mis labios pronuncian

palabras que no existen

Navidad 2001

Te miro en el pesebre
y más arriba en la cruz
Eres pequeño y tierno
destrozado y distante

Los cantos de Aleluya
se van enmudeciendo
Los Angeles lloran
con el sudario en las manos.

Niño sufriente
perdona .

El silencio de la tierra
me está contando tu historia
La noche de la Estrella
se ha vuelto Gethsemaní

Juro

“Juro que creo que no hay otra cosa que la inmortalidad”
Walt Whithman

¿Como saber?

Lo que vendrá y no te pertenece

Belleza, olvido, grito sin eco

El éxtasis del cansancio

reloj de arena que escurre sin cesar

El lápiz que no escribe

El camino sin tizar

¿Como saber?

tus ojos me preguntan.

En el Convento de Marchena

En el Convento de Marchena
Ayuntamiento de Andalucía

Como si hubieras muerto hoy, Señor,
Como si no pasara un día,
en el vitral de la tarde
tu figura doliente

Hay alguien que te llora

Entre velos albos
los rostros de las vírgenes
en silencio perfecto
Hay alguien que te llora

En ese lugar preciso
deseaste morir
en ese lugar olvidado
me obligas a creer.

Desde Niña

Cuando estás con los pinguinos
yo estoy con mis soledades
siempre he pedido muy poco
nada menos que la paz.

Cuando me ofrecían mucho
por no ofender aceptaba
sabiendo que perdería.

Miércoles de Regreso

“Acuerdate que eres polvo”
Es la Cruz en la ceniza
Ser más liviano que el aire
y brotar de una promesa

El viento te llevará
al lugar de la espesura

Señales

La tierra se abre
voraz
Si fuiste capaz
de matar a Dios
nada tendrá la eternidad

Tentación de sentirte
materia de chatarra
Pero tu estás dentro
escondido
protegiendo un mundo
que se conserva intacto

El parrón pesado de uvas
en el rincón que amamos

El Condenado a Muerte

Señor ya lo sé
te condenamos todos

Si te viera
si te veo
no sería capaz de defenderte

Los condenados a muerte
causan náuseas
y ni tú juventud
podría detener mi huida

Jesús
ahora también me siento condenada
no sé la hora
ni el segundo
pero ahí está el final de mi existencia

Los Años

1998

Paso por esas calles
desentrañando seres
y descubro que ya han muerto
gran parte de las noticias.

Hace mucho conocí ese rostro
se marchó como los otros
sin direción ni consuelo.

Me faltan manos para cerrar la brecha
me niego a acostunbrarme a las ausencias.

Señor, en el lugar despoblado
me miras y me aguardas

Viudez

Voy dejando caer
en la poza de moluscos y algas verdes,
cada caminar tuyo

Me llevabas de la mano
a oler aquel rincón perdido.
Sé, que si pudieras ver
llorarías conmigo de nostalgia.

Ahora que el mar gris
no me devuelve tu imagen
dejame soñar que en su aparente calma
esconde en mi cansancio
tu secreto.

Aterrizaje

La vida se ha vuelto susurro
luz y sombra
vuelo y aterrizaje

Conmueven los amaneceres fríos
los tejados grises
las noticias
de que todo terminó


Asombra no saber
si estás llegando o partiendo
todo se vuelve apremiante
el gesto, las palabras
el jardín silencioso
la gratuidad del amor

Sospecha

Siento el corazón
se agita en pozas y torrentes
como si mil nudillos
con las puertas se anudaran
LLamado constante
que grita entre las flores.


Despedida
que exige una respuesta
Juega con gracia
Viene y desaparece
Yo escucho
atentamente

Pupila

Te ví en la pupila
de un pájaro
que muere
colgando de cabeza
en la rama más alta

Quise alimentarte
con la tierra caliente.

Que desde ahí
miraras
y comprendieras algo

Boston Apuntes

Con el dolor se alumbra
solo con el dolor
y aunque te parta un rayo
tienes que sacar el huevo.

El despojo, la ausencia
conducen a la vida.
Hay ardillas alegres
y hombres desesperados.

Dublín

En la calle de Dublín
el gato maulló
instigando a los perros
del amanecer.

El hombre de azul
vertió leche y miel
y luego bajó
al oscuro sendero
que no conducía
sino a lo de siempre.

En la calle de las musas
el tiempo gritó
sin dejar la clave
para la esperanza

Malgré tout

A Eduardo Aninat de Viale Rigo
Malgre tout
nous partirons a l’aventure
pres des etoîles.
Et nos pas
peupleront des sols ignorées
qui remplissent l’univers.

Dolor

Me siento extraña con el mundo
y el mundo está extraño conmigo
es como si la última marea
me hubiera arrojado lejos.
Dejada a la deriva
no reconozco borde
y los perfiles me son desconocidos.
Las babosas han invadido
la apacible arena
y los pájaros picotean en bandadas.

No hay un grito que distinga de los otros
todo parece viviente
de un extraño lugar olvidado

La Visita

Todo flota
como si navegáramos
en un barco sin retorno

Pasamos entre calles
la tumba familiar
el sol oblicuo
y las mismas palomas
que revolotean sin tiempo

Nosotros allí cada año
recalcitrantes
fieles a ese espacio
que alberga todos los silencios

Sólo hay olor a flores

Nada Más

Una mañana
como todas las mañanas del mundo
yo no estaba allí.
No era
ni había sido.

En la soledad absoluta
de un mundo sin sentido
yo ya no estaba ahí.

Ahora y entonces,
entonces y ahora
la levedad del ser
sigue mostrando
mapas de terrenos baldíos
y zonas despobladas.

Vida

Algo obscureció el camino
para encontrar la huella.

En algún extraño día
en aquel cañaveral
cuando los tordos hacen noche
y se cansan de gritar
suelo escuchar tu nombre
en el silencio que pasa.

Desencuentro

De la cumbre de la montaña
del vértice del aire
no lo encontró ya más

Teniendo esa noticia
hizo el descenso
sin descanso y fatal

Album de Familia

Me quise comunicar
era linea directa
Sonreían en blanco y negro
como en una obra de teatro.

Ahora soy mayor que todos ellos

Vuelvan a explicarme
grité
por qué no hablaron
esos días

Sentí desamparo

Ya sucedieron todos los momentos

Vigilia

Como una naranja
el mundo se partió
Son muchos los gajos
que formaban intactos
la pulpa dorada

Creían poder
succionar ese jugo

Las palabras se han
desbarajado
no sé hablar
solo me aferro a una

Esperando algo
que no llega
musito amor
temiendo despertar
el odio

El Castigo

El Angel se inclina
cubriendo con su mano
el sable y la balanza

Espera una señal
pero solo el viento ruge
despedazando rocas

Todo se ha detenido
como si Alguien amara
la altivez
que peligrosamente

Utopías

Acabándose
en el día que nació
Vuelos fugaces
llevaban las horas

Palabras
como lavas de volcan
arrastraban hacia el mar

El padre huía
no había nada que agregar

Desde el campanario en ruinas
el niño solo vió
devastación y miedo.

El Hoy

El hoy como manzana madura
como fruta apetecible
sin demoras

No queriendo detener
el ímpetu

Por qué el día se desliza
arrastrado en la corriente
impidiendo ese amor de amanecer
que exige consumarse

Las horas no se copian una a una
no se repiten jamás
No pretendas retener la huella
ni salvar esa imagen

Transparencia

Te escurrirás como mariposa
por entre los espacios de la celocía
y un largo tiempo después
alguien notará el peso
de tu ausencia